Por dónde empezar con… ciencia ficción

Inicio esta nueva sección con uno de mis géneros especulativos preferidos: la ciencia ficción. La idea será hablar de géneros, subgéneros, autores y autoras con algunas sugerencias de títulos específicos. Así podrás tener un inicio amable con aquello que te ha causado curiosidad, pero a lo que no has sabido por dónde entrarle.

¿Qué es la ciencia ficción?

Es un género relativamente reciente que se enfoca en contar historias dentro de contextos en los que el avance tecnológico es más adelantado que el nuestro. Esto puede variar: a veces es un avance simplemente alterno, mientras que en otras también se trata de consecuencias extremas de la tecnología. Sea cual sea el caso, la tecnología es importante.

Como en todo hay obras buenas y otras malas. Las que suelen ser peores (y no quita que se puedan disfrutar) son aquellas centradas en la tecnología en lugar de en su historia y personajes. Hay muchas historias que crean mundos interesantes, pero parecen más un compendio de ideas, que una historia valiosa: los personajes son planos, el conflicto es irrelevante y no hay nada entrañable.

La ciencia ficción también se puede clasificar en dos grandes vertientes: dura o rígida, y suave. La más rígida trata de enfocarse en tecnología que sea, según nuestro conocimiento actual, posible, aunque aún inalcanzable. Aquí no encontrarás viajes más rápidos que la luz, ni viajes en el tiempo ni (casi) nada que desafíe las leyes fundamentales de la física. Por otro lado, la más suave se permite especular más allá de lo posible. Ninguna es mejor, solo son territorios diferentes, para gustos varios.

Vía láctea ciencia ficción

¿Y por donde empiezo con la ciencia ficción?

Por donde quieras. En serio. Aquí van varias recomendaciones según tus posibles gustos y lo que busques en un momento determinado. La siguiente no se trata de una lista con algún orden específico, sino de opciones variadas en estilo, temas y tramas de ciencia ficción, para que puedas leerlas sin temor a no entender algo, a entrarle a una serie larguísima o a toparte con escritos de calidad dudosa. Te prometo que todos los libros a continuación tienen gran mérito:

  • El fin de la infancia (Childhood’s End) de Arthur C. Clarke. Una de las mejores novelas del creador de la famosísima Odisea en el espacio. Trata de la llegada de una especie extraterrestre a la Tierra el inicio de una era para los humanos como consecuencia. Es una novela ágil, breve, que explora temas como la trascendencia, la conciencia y el propósito de la vida, así como los límites del saber científico. Si quieres un poco de ciencia ficción clásica, esta es la opción.
  • El largo viaje a un pequeño planeta iracundo (The long way to a small angry planet) de Becky Chambers. Si quieres ciencia ficción actual, suave y enfocada en el desarrollo de un grupo de personajes a bordo de una nave espacial, esta novela es para ti. La tripulación de la pequeña nave de constructores espaciales tiene miembros de varias especies y sus aventuras no implican salvar al universo ni pelear, sino conflictos mucho más pequeños y con los que es fácil relacionarse. Su objetivo principal es construir una pequeña carretera espacial hacia un planeta lejano. En el viaje tanto ellos como quienes leemos sus vidas, conocemos a fondo los pesares y aficiones de cada personaje, todos muy bellos. Toca temas como la amistad, la discriminación, los límites de la conciencia y el propósito de la vida, tanto en lo individual como en lo colectivo. Aunque es el inicio de una trilogía, la historia de esta novela y sus personajes es concluyente y no depende de ganchos en su conclusión. Como dato curioso, es la única obra en la lista que no ha sido adaptada a cine ni televisión.
  • El marciano (The Martian) de Andy Weir. Si sigues en busca de ciencia ficción actual, pero lo tuyo es la ciencia verdadera, sin viajes interestelares ni alienígenas caricaturescos, entonces este es para ti. Se sitúa en un futuro cercano después de que una misión tripulada a Marte debe evacuar el planeta rojo debido a una tormenta extrema. El protagonista, Mark Watney, queda varado y abandonado sin su tripulación y debe sobrevivir. Primero tiene que idear cómo comunicarse con la Tierra para que sepan que está vivo y después conservar su vida hasta que lo rescaten. La novela está llena de humor maravilloso y un apego extremo a lo que es científicamente posible. El aislamiento y el ingenio ante la soledad son temas centrales. Incluso si ya viste la película, leer este libro es una experiencia valiosísima.
  • Frankenstein o el Prometeo moderno (Frankenstein) de Mary Shelly. Esta es quizás la recomendación menos amigable, porque su ritmo pasa en ocasiones de lo ágil a lo contemplativo. Pero es necesario mencionar la primera novela de ciencia ficción moderna: el doctor Frankenstein en su arrogancia crea una criatura hecha de cadáveres. Después de darle vida, se asusta y la abandona, ante lo cual su creación sufre los traumas que acompañan no solo a la existencia misma, sino al abandono, y la falta de propósito y de autoconocimiento. La novela es un clásico por buenas razones y si te interesa entrar al género por sus inicios, este es el lugar correcto.
  • El cuento de la criada (The handmaid’s tale) de Margaret Atwood. Desde su publicación las reseñas coinciden en algo, sin importar cuando son hechas: más relevante en nuestra época que nunca antes. Y es que narra una parte de la vida de Offred, una “criada” en una versión hiperconservadora de EUA. Tras el esparcimiento de un mal que reduce la fertilidad en dicho país, los grupos de derecha toman el control político, militar, socioeconómico y cultural del país ahora llamado Gilead. Offred, al no sujetarse a las leyes moralinas antes de este cambio de régimen, pero siendo fértil, es convertida en una criada: mujeres cuya única función es la de ser embarazadas por alguno de los hombres con poder (cuya esposa no puede tener bebés) para dar a luz a bebés que le serán quitados y pertenecerán a la familia que es su dueña. Incluso su nombre significa que pertenece a Fred, cabeza de la familia). Algunos de sus temas centrales son la libertad, el fascismo, la identidad y las consecuencias de los roles de género y la moral religiosa llevados al extremo. Perfecta si quieres algo que reflexione sobre algunos de los peores males del siglo XX.
  • Guerra mundial Z (WWZ) de Max Brooks. Tal vez lo tuyo es lo postapocalíptico. Quizás quieres cuentos en lugar de novelas. En ambos casos te recomiendo empezar con esta colección. Es una colección ficticia (duh) de entrevistas recopiladas tras la crisis de una epidemia de un virus que crea zombies. Las entrevistas sirven para contar, con cierta cronología, la guerra contra los zombies. Cada una es con personajes distintos de todo el mundo, acerca de sus experiencias en momentos diferentes de la guerra. Algunos eran soldados, mientras que otros eran adolescentes o doctores. La variedad de voces es magnífica y las vivencias de cada personaje retratan muy bien la situación de todo el mundo durante toda la guerra. Asimismo el formato de entrevistas como capítulos funciona en la práctica como una antología de cuentos que permite leer historias completas en ratos pequeños del día. La desesperanza de ir contra viento y marea está presente en todo el libro, así como la importancia de la empatía.

Baby Yoda Ciencia Ficción

Al infinito y más allá

Esta lista de ninguna forma es absoluta ni “lo mejor de lo mejor”. Son más bien buenas sugerencias sugerencias por dónde empezar con ciencia ficción si jamás has leído al respecto; un punto de partida de calidad y estilos amigables para iniciar. Faltan muchísimos títulos básicos que incluyen desde lo más fundamental, como el resto de la obra de Clarke y todo lo que hizo Asimov. También hay títulos mucho más nuevos como lo que hacen Mary Robinette Kowal, China Miéville y Ann Leckie.

Este género es enorme y tiene muchísimos subgéneros que después iremos tocando. No obstante, si siempre te ha dado curiosidad leer ciencia ficción, puedes empezar con estas sugerencias y tener la confianza de que son obras sólidas, reconocidas y variadas. O puedes ignorarme y empezar por donde te dé la gana, pero hazlo: dale una oportunidad a uno de los géneros especulativos que más han detonado la imaginación de generaciones de personas de todo el mundo, tanto quienes leen como quienes escriben.

Escribo propio y edito ajeno. Leo menos de lo que quisiera. Juego más de lo que debería. Disfruto estar con quienes amo, el cine, los libros, las niñerías y las ñoñerías. Recomiendo cositas en twitter.